Ora de acuerdo a la voluntad de Dios

1 Juan 5:14-15 (NVI)

Orar es estar de acuerdo con la voluntad de Dios,LA ORACION.

La fe inmadura trata de manipular a Dios. Busca caminos cortos y formulas que garanticen una respuesta a cualquier petición. Considera la oración como un arma para obligar a Dios a cumplir con Sus Promesas. Pero la oración verdadera no es un esfuerzo humano por persuadir a Dios o por forzar su voluntad. La oración verdadera se funda en buscar y ponernos de acuerdo con la voluntad de Dios (v. 14). Nosotros pedimos de conformidad con su voluntad; luego descansamos en fe, confiados en que Dios nos oye y que lo que le pedimos ya es nuestro (v. 15).

Lecciones: 1) Para orar con autoridad y recibir respuestas a tus oraciones, asegurate de que pides de acuerdo a la voluntad de Dios. Si no conoces su voluntad, pidele a Dios que te la revele. (Stgo1.5)

2) Cree que Dios oye tu petición y ya ha comenzado a responderte.

3) Ora tenaz y pacientemente hasta que se cumpla su voluntad. En eso consiste la oración verdadera.

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Dicen y no hacen

Hace algunos días escuche un comentario a cerca de algunos predicadores que no tienen gracia para predicar; o simplemente predican pero no practican.
recordé el pasaje de Mateo 23. “Así que, todo lo que os digan que guardeis, guardadlo, y hacedlo; mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen y no hacen…”.

“Dicen y no hacen”
Enseña lo que es bueno, con la ley en la mano, pero su conducta es una mentira que oscurece la verdad.
Matthew Henry escribió: A veces predican tan admirablemente, que da pena que salgan del púlpito, pero viven tan mal, que es una pena el que suban a él; son como campanas que llaman a todos al culto, pero ellas se quedan fuera.

Es una responsabilidad de todos la exhortación de la palabra, tenemos que prepararnos durante la semana en oración, pidiendo a Dios que nos hable, que llene nuestro corazón, y que nuestras lamparas se llenen de aceite.
No esperemos que halaguen nuestros oídos con vanas palabrerías; si no que nos exorten la sana doctrina para la salud espiritual.
Es de desear que nos venga el alimento de Dios por medio de ángeles, pero si Dios nos los envía por medio de cuervos sera igualmente bueno y sano; hemos de tomarlo y dar gracias a Dios por él.
1 Reyes 14:4 “beberas del arroyo; y yo he mandado a los cuervos que te den allí de comer”

1 Reyes 19:5 “y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: levántate, come”

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario